• IFPCF

Tras nuestra expedición en los Andes, reabrimos el blog.

Estimados compañeros y amigos, tras una larga temporada de expediciones por Europa y Latinoamérica regresamos a España y, con un poco más de tiempo libre, volvemos a abrir nuestro blog para compartir tanto nuestras investigaciones cómo noticias y novedades de la profesión forense.

Aprovechamos esta reanudación para resumiros brevemente nuestra estancia en la ciudad del Cusco, Perú, y nuestras colaboraciones con el laboratorio de Antropología del Ministerio de Cultura. Las primeras jornadas, debido a algún festivo y a un congreso que se estaba llevando a cabo en la ciudad sobre las XI Conferencias de Arqueología Regional del año 2019 (XI Codar 2019), se nos permitió adaptarnos paulatinamente a dos problemas importantes: el jet lag y el cambio más que notable de presión atmosférica, encontrándonos a unos 3600 metros por encima del nivel del mar. Situación que además aprovechamos para visitar a los compañeros de los yacimientos de Tipón, Pucará, Piquillacta y Raqchi y su característico templo de Wiracocha. Por supuesto, tampoco podría faltar una visita al Machu Picchu, aunque en esta ocasión haciendo trekking y del que parcialmente nos arrepentimos dado el enorme esfuerzo que supuso.

Toda vez pasaron las festividades y compromisos, nos incorporamos al laboratorio con el objeto en esta ocasión de colaborar en una serie de investigaciones sobre poblaciones enmarcadas en el periodo histórico del Formativo en la localidad del Cusco, concretamente en los siguientes tres grandes bloques:

- Alteraciones postmortem reflejo del hasta ahora desconocido ritual funerario. - Marcadores de estrés biológico durante la gestación y parto.

- Variaciones de velocidad de fusión y alteración dentaria en momentos de estrés sistémico.

No sólo se trataban de proyectos fascinantes sino que se trataban también de hechos prácticamente desconocidos en la población de estudio y sus evidencias muy discretas, lo cual hace que nos sintamos orgullosos de participar con un equipo tan preparado.

Por otro lado, una vez terminábamos la jornada en laboratorio poníamos rumbo a la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco donde impartíamos cursos y talleres respecto a osteología y a sistemas de identificación biológica y positiva, rodeados de una colección de cráneos deformados de carácter ritual, restos óseos de decenas de individuos y tres momias, las cuales presidían el laboratorio desde el fondo del mismo. La capital del país, Lima, fue igualmente motivo de visita, no sólo para re-encontrarnos con nuestros colegas profesionales sino también para comenzar una serie de alianzas con otros equipos con el objetivo de incorporarnos a una expedición internacional para el análisis de una serie de individuos recuperados de una necrópolis en la región del Rimac limeño y de la que próximamente os mantendremos informados. Sin embargo el tiempo pasó muy rápido y el mes se evaporó haciendo que regresáramos a España con una sensación de agotamiento pero con el deber cumplido. Estas fechas ponemos rumbo al caluroso sur peninsular, donde os esperamos en el laboratorio para realizar prácticas o aunque sea para saludar. Ya sabéis que sois bienvenidos

.

26 vistas